o aveces llega a durar menos, cosa que ni sentimos lo que sucede